TODO




                                                  Todo está allí disuelto en el Tiempo
                                                  Esas formas invisibles y tú mismo fuego
                                                  La horma del destino
                                                  Que exige el cincel de tus ojos
                                                  De tú resplandor
                                                  Y todo está allí…una figura
                                                  Pintada por un Cielo escondido
                                                  Y el Tiempo una simple tela
                                                  Si dominamos el remolino
                                                  Y no dejamos que nuestra alma
                                                  Sea vaga y ciega… disuelta
                                                  El Cielo
                                                  El Cielo
                                                  Escondido bajo el andar
                                                  Todo pisamos y disolvemos
                                                  La horma del destino
                                                  Nunca se muere hoy
                                                  Nunca se muere hoy
                                                  Todo está allí disuelto. AYER

                                                              jorge Abeel

            

2 comentarios:

mendiga dijo...

muchas paradojas conciliadoras, locura linda. saludo

Jorge Abeel dijo...

Siempre pienso que todo es una locura necesariamente por la mayor de mis paradojas, que no sé definir y ni creo en ninguna definición de la Locura, lo que sucede con ese intento de texto es que está su mensaje escondido, disuelto, si pensáramos tú y yo descifrar la locura no podríamos, más yo he sabido que existe un Dios que sabe cual es la ecuación que une y armoniza por fin, hasta el aliento humano disuelto. Niña sutil y hermosa, confieso que he pasado por tu blog sin comentar días atrás, y por otros también sin dejar palabra, no estoy teniendo una buena sintonía con el mundo, ya veré como manejo el dial para evitar los ruidos de las circunstancias humanas. Saludos.